La Fiesta del Chivo, fin y conclusiones

Etiquetas:

Vargas Llosa nos ilustra magistralmente a través de este relato la psicología de los dictadores, pues pienso que todos son parecidos; de una manera íntima en su esfera personal, presentándonos al personaje como un ser humano más, con sus debilidades y miedos; no como el semidios que le gustaba representar de cara a la galería.

De paso Vargas Llosa nos muestra lo que sucede después del y fueron felices y comieron perdices que en este caso es la muerte del tirano. Momentos de incertidumbre, de intrigas políticas, luchas por la supervivencia. La suerte de los conspiradores está íntimamente ligada a su habilidad para elegir sus amistades. Tan sólo dos escogieron bien: Amiama e Imbert. Efectivamente, es en la situaciones de extremada gravedad cuando se descubre con quién podemos contar y cuando nos llevamos sorpresas, agradables o desagradables.

La triste y desagradable historia de Uranita Cabral tiene dos vertientes: por un lado sirve de nexo entre el pasado y el presente, entre lo que fue y lo que es. La narración acaba de manera agridulce. ¿Ha conseguido Urania librarse de su tortura? ¿Ha recobrado familia, país, raíces? Por otro lado nos muestras hasta qué grado de bajeza se puede caer cuando uno pierde la libertad sobre sí mismo, pues Agustín Cabral es y permanece un esclavo voluntario de Trujillo.

Treinta años de dictadura son muchos años y hacen mucho daño a un país. Las maneras de la dictadura se cuelan en el imaginario colectivo. La sociedad civil se aniquila. En España bien o sabemos. Conseguir remontar eso es extremadamente difícil. ¿Cómo está la Republica Dominicana hoy en día? Desde la muerte de Trujillo sufrieron varios golpes de estado, siguen sufriendo una clase política corrupta y su crecimiento económico no revierte en el bienestar de la población. Una pena.

Las fotos del montaje se encuentran en este blog.

Comparte el artículo

Artículos relacionados

No Response to "La Fiesta del Chivo, fin y conclusiones"